Lunes  11 de diciembre  de 2017  3:46 pm
Representación del posible logo de la Fiscalía General de la República

El tema de la Fiscalía General de la República ha ido y venido durante varios meses, pero en las últimas semanas ha ocupado los titulares en los medios por la oposición del PAN y de un conglomerado de organizaciones no gubernamentales que recorren todo el espectro de tendencias porque no quieren que el titular de la actual Procuraduría General de la República se convierta en automático en el titular de la Fiscalía, pero mienten y es mi opinión que todo termina pasando por la agenda electoral.

Me explico. La iniciativa de la Fiscalía General de la República fue presentada por dos senadores del Grupo Parlamentario del Partido Acción Nacional el 24 de octubre de 2013 y se incluyó en el dictamen de la reforma en materia política electoral presentado al pleno del Senado el 3 de diciembre de 2013 como parte de la negociación para que esa reforma fuera aprobada.

Ese dictamen ya proponía que “El Procurador General de la República que se encuentre en funciones al momento de expedirse la declaratoria a que se refiere el párrafo anterior, quedará designado por virtud de este Decreto Fiscal General de la República por el tiempo que establece el artículo 102, Apartado A, de esta Constitución, sin perjuicio del procedimiento de remoción previsto en la fracción IV de dicho artículo”, lo cual se ve reflejado el artículo décimo sexto transitorio del decreto.

Ese artículo décimo sexto transitorio se aprobó en la votación en lo general y en lo particular de los artículos no reservados, es decir, que nadie lo impugnó. Se aprobó con 107 votos. Es importante detallar como fue esa votación a favor: 52 del PRI, 10 votos del PRD, 7 del Partido Verde, y lo más importante, 38 votos a favor del PAN, es decir, la totalidad de la bancada del PAN en el Senado.

En la Cámara de Diputados sucedió algo parecido. El artículo transitorio no fue reservado y se aprobó en la votación en lo general y en lo particular de los artículos no reservados con 409 votos a favor, de los cuales 209 fueron del PRI, 53 del PRD, 28 del PVEM, 9 de nueva alianza y 110 de la bancada del PAN, estando ausentes de la votación 4 diputados.

Así, después de ir y venir el documento entre la Cámara de Senadores y Diputados y concluir el proceso legislativo, la reforma fue publicada el 10 de febrero de 2014. Cabe destacar que en esencia el artículo sexto transitorio se mantuvo sin alteración, especialmente el pase automático del Procurador General a Fiscal General.

En resumen, el pase automático del Procurador General de la República a Fiscal General no fue impugnado por ningún partido de oposición y fue aprobado por la totalidad de la bancada panista y la mitad de la bancada del PRD en cada una de las Cámaras.

Ahora bien, desde que se hizo la reforma, han sido ratificados en el cargo de Procurador dos personas, senadores con licencia ambos, por cierto. La primera fue Arely Gómez.

El segundo y actual Procurador, Raúl Cervantes Andrade, fue ratificado el 26 de octubre de 2016, con una votación de 85 votos a favor y 3 en contra. La votación a favor se desglosa de la siguiente manera: 31 del PRI, 12 del PRD, 6 del Verde, 3 del PT y 33 del PAN, es decir la totalidad de la bancada que se encontraba presente, más aun, salvo tres senadores, el resto de los legisladores que estaban en la sesión votó a favor de Cervantes.

Otro dato. Cuando la Cámara de Diputados aprobó la reforma que incluye el pase automático del Procurador a Fiscal General, el actual presidente del Partido Acción Nacional, y principal opositor a que esto suceda, era diputado. Más aun, era el presidente de la Cámara y líder de la bancada, por lo que operó la votación de su partido a favor del paquete de reformas.

Pero ahora opinan distinto, no quieren que haya pase automático, y quieren que se vuelva a legislar el tema. El actual coordinador de los senadores del PAN se ha manifestado en ese sentido, pero todos y cada uno de los senadores del PAN votaron a favor del pase automático y de Cervantes.

Los mismo sucedió con las ONG. Cuando se discutió y aprobó la reforma, cuando se publicó en el Diario Oficial, cuando se nombró a Raúl Cervantes, optaron por no hablar del tema, por no manifestar su descontento con el pase automático de procurador a fiscal. Lo mismo sucedió con asociaciones, escritores, periodistas y activistas. Pero tres años después resulta que están en contra.

Estoy de acuerdo que el fiscal debe estar libre de injerencias de los distintos sectores sociales, de influencias políticas, que debe ser autónomo, independiente, apartidista y, agregaría, honesto.

Todas las características que gusten y manden, pero que no nos mientan. La oposición en general, y el PAN en particular, votó a favor del pase automático y ahora se están echando para atrás, y las ONG, asociaciones, escritores, periodistas y activistas, guardaron silencio.

Por eso digo que la realidad es que el tema se ha encendido por la coyuntura electoral, no más.

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net

Otras Noticias

Suscripción al Boletin