Lunes  11 de diciembre  de 2017  2:14 pm
Cadena de doble hélice de ADN

Un matrimonio ha logrado llegar a un acuerdo con una clínica de fertilidad de Sídney, Australia, por la equivocación cometida cuando aseguraron que la madre no era portadora del síndrome del X frágil (SXF).

El síndrome del X frágil (SXF), también es conocido como síndrome de Martin-Bell y es un trastorno hereditario que ocasiona discapacidad intelectual en diferentes grados.

En el caso, la madre, Leighee Eastbury, se hizo analizar por el antecedente genético que hay en su familia, donde un tío padece el SXF. Cuando el resultado dio negativo, decidió contraer matrimonio y tener a sus dos hijos, Hayden y Jacob, de 9 y 6 años, ambos con el síndrome.

Leighee Eastbury presentó una demanda en contra de la clínica Genoa, antes conocida como Sydney IVF, encargada de haber realizado el análisis.

El abogado de Genoa, David Lloyd, argumentó ante los tribunales de Nueva Gales del Sur que la empresa realizó la prueba solicitada por el médico general que atendió a la madre y que era responsabilidad de ese médico verificar que el análisis correcto había sido realizado. “El caso empieza y termina con el médico general”, declaró durante el proceso el abogado Lloyd.

El abogado de la familia Eastbury, Jay Anderson, sostuvo que el laboratorio había efectuado el análisis equivocado. “Debió haber realizado un análisis molecular de ADN que en ese momento era el único análisis confiable para determinar el estatus del x frágil”.

El abogado Anderson explicó que el médico general de la señora Eastbury, el doctor Curtotti, la refirió a Patología Macquarie con la orden de realizar “análisis genético para el estado del portador del factor x” señalando “el tío tiene factor x de retraso mental”.

Macquarie, que ya no posee registro, obtuvo la muestra de sangre y la reenvió a Genoa solicitando el análisis y con copia de la orden del doctor Curtotti.

En el resultado recibido se escribió “no se detectaron anomalías, X frágil negativo”.

Leighee Eastbury declaró que conoció que era portadora de la enfermedad cuando descubrió que su hijo mayor, siendo muy pequeño, padecía del mismo síndrome que su tío. Al momento ya había concebido a su segundo hijo. Así, ha declarado que de haber sabido que era portadora, no se hubiera embarazado.

“Es muy difícil de decirlo en retrospectiva porque tenemos dos hijos que amamos… pero obviamente Leighee se analizó por una razón”, declaró a los medios Philip Eastbury.

El monto del acuerdo que las partes han alcanzado no se ha dado a conocer. “Solo significa que podemos seguir cuidando a nuestros hijos sabiendo que tenemos seguridad financiera para el futuro”, dijo al respecto Philip Eastbury.

Más información smh.co.au

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total con crédito a miabogadoenlinea.net

Otras Noticias

Suscripción al Boletin